miércoles, 29 de diciembre de 2010

Las Tribus del Olmo



En los confines de Etiopía, a siglos de modernidad, Hans Sylvester ha fotografiado durante seis años tribus donde hombres, mujeres, niños y ancianos, son genios de un arte antiguo.
A sus pies, el río Olmo; sobre el triángulo Etiopía-Sudán-Kenia, el gran Valle del Rift que se separa lentamente de África, una región volcánica que ofrece una amplia gama de pigmentos, de color rojo ocre, blanco caolín, cobre, verde, amaraillo o gris claro ceniza.
Ellos tienen el genio de la pintura y sus cuerpos de dos metros de altura son unos enormes lienzos.
La fuerza de su arte reside en tres palabras: dedos, velocidad y libertad.
Desarrollan su arte con las manos abiertas, la punta de las uñas, a veces con un trozo de madera, una caña, un tallo aplastado.
Sólo el deseo de decorar, para seducir, para lucir hermosos, en un juego y un placer permanentes. Ellos sólo tienen que hundir sus dedos en la arcilla y en dos minutos, en el pecho, los senos, zona púbica, piernas, nace nada menos que una obra de arte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...